TÉCNICAS Y OBJETIVOS DEL TRATAMIENTO

Antes de empezar con un programa rehabilitador, es necesario hacer una valoración al paciente. Esta constará de un interrogatorio y una exploración de la zona abdominal, pélvica y perineal (está última mediante tacto vaginal o rectal).

Una vez hecho el diagnóstico, le explicaré al paciente el curso de la patología que padece (en el caso de que padezca alguna) y el protocolo de tratamiento a seguir. Es muy importante que antes de empezar un tratamiento, el paciente tenga claro que técnicas vamos a emplear, que objetivos nos vamos a marcar y sobre todo, que se cree un ambiente agradable y de confianza, ya que esto, además de la experiencia del profesional es fundamental para el éxito del tratamiento.

Las sesiones de tratamiento normalmente tienen una duración aproximada de 40-45 min, y en todo momento el paciente estará acompañado del terapeuta.

Son muchas de las técnicas que disponemos para la Rehabilitación de Suelo Pélvico pero las dividiremos en 4 grupos:


TÉCNICAS INSTRUMENTALES

Electroestimulación: Aquí la mayoría de los tratamientos se realizan de manera intracavitaria (vía vaginal o vía rectal) con unos electrodos adaptados llamados Sondas. Esta técnica NO ES DOLOROSA y nos ayuda a mejorar la propiocepción y fuerza de la musculatura perineal, reducir el dolor y mejorar algunas alteraciones vesicales.

En los últimos años también se utiliza un tipo de electroterapia a nivel del tibial posterior con muy buenos resultados para trabajar patologías como la vejiga hiperactiva, encopresis, dolor pélvico crónico, etc.

Biofeedback: Consiste en realizar un registro manométrico o electromiográfico donde el paciente podrá visualizar la intensidad y duración de las contracciones perineales, además de darle un valor numérico que nos ayudará a seguir la evolución de las sesiones. Esta técnica es muy útil en todo programa rehabilitador, pero cobra especial interés cuando queremos trabajar la propiocepción en casos de debilidad muscular, disinergias o hipertonías.

Punción seca: En esta técnica se utilizan agujas de acupuntura para pinchar dentro del músculo o en tejidos superficiales, localizando los puntos gatillos. Estos se caracterizan porque son muy dolorosos y además pueden producir dolor a distancia. Muy utilizado para todas las patologías englobadas en el síndrome del dolor pélvico crónico, en contracturas, acortamientos de músculos relacionados con la pelvis, o hipertonías del suelo pélvico.

Balones ano-rectales: Los balones rectales se utilizan para reeducar y mejorar la sensibilidad del recto y los reflejos anales. Se utiliza en patologías como la encopresis, incontinencias de heces, estreñimiento crónico severo, etc.

Autosondaje: Consiste en enseñar al paciente a introducir un catéter o sonda en la vejiga, a través de la uretra, para vaciarla de orina y retirarla inmediatamente después de alcanzar dicho vaciado. Se suele realizar cada 6-8 horas, y es el principal tratamiento de la incontinencia causada por daño medular o daño de los nervios que controlan la micción.

TÉCNICAS MANUALES

Masaje perineal: Muy útil para flexibilizar y preparar el suelo pélvico de cara al parto, quitar contracturas al final del embarazo y para trabajar cicatrices dolorosas en el postparto (episiotomías).

Técnicas miofasciales: Estas técnicas son básicas para devolver la funcionalidad a los músculos del suelo pélvico. Esta zona en muchas ocasiones sufre desgarros o incisiones quirúrgicas (episiotomías) que dan lugar a cicatrices fibrosas y que pueden impedir la correcta movilidad del periné y provocar dolor.

Trabajo manual activo: Lo podemos utilizar para ayudar a fortalecer la musculatura del suelo pélvico o simplemente como trabajo propioceptivo para ayudar a reconocer la musculatura perineal.

Técnicas osteopáticas:Se utilizan para tratar lesiones osteoarticulares tipo pubalgia,coxalgia…

TÉCNICAS COMPORTAMENTALES

En muchas ocasiones, bien por nuestro ritmo de vida o falta información, adquirimos unos malos hábitos (como por ejemplo: acudir con demasiada frecuencia al baño para orinar, retener demasiado tiempo las heces, realizar los ejercicios de kegel durante la micción o stop-pipi, empujar con el abdomen al final de la micción para acabar más rápido,…) que puede acarrear graves consecuencias tipo: aumento de la frecuencia urinaria, cistitis de repetición, estreñimiento crónico…

Para ayudar a corregir estas dolencias, nos serviremos de Diarios miccionales y/o fecales, Medidas higiénico-dietéticas (controlando ciertos alimentos, bebidas…), Trabajo de reeducación postural (posturas facilitantes para la defecación…)


TERAPIAS DE GRUPO

Estas terapias se pueden hacer tanto de manera individual como en grupos reducidos, pero siempre bajo la supervisión de un profesional.

GIMNASIA ABDOMINAL HIPOPRESIVA

La Gimnasia Abdominal Hipopresiva (GHA) engloba una serie de técnicas, que mediante diferentes posturas y movimientos, y por medio de una contracción de nuestro diafragma en el momento de la espiración (apnea espiratoria), conseguimos literalmente hacer un efecto de succión en nuestras vísceras como resultado de una presión negativa dentro de la cavidad abdominal y pélvica, provocando una contracción refleja de la musculatura abdominal profunda (transverso del abdomen) y del suelo pélvico.

¿Cuales son los beneficios de esta terapia?

 Ayuda a reducir el perímetro abdominal entre un 8-20% , y a tener el vientre más firme y plano en pocos meses.
 Ayuda a prevenir los prolapsos genitales o caída de órganos.
 Mejora el tono base de la musculatura perineal y abdominal.
 Mejora la postura corporal y disminuye las tensiones musculares.
 Disminuye el riesgo de padecer hernias inguinales y abdominales (muy importante en mujeres que padecen de diástasis abdominal).
 Se emplea como tratamiento y prevención de hernias y protusiones discales.
 Aumento de la vascularización y drenaje de la pelvis menor, mejorando así las prestaciones sexuales.
 Mejora el retorno venoso de los miembros inferiores.
 Mejora el tránsito intestinal.

¿Para quién está indicado?

Aunque está muy asociado a la recuperación postparto, la puede realizar cualquier hombre o mujer que desee reducir el perímetro de su cintura, evitar o solucionar problemas de columna y posturales, para mujeres que quieran prevenir o tratar la incontinencia urinaria, prolapsos, etc. Solamente no podrán realizarlos: embarazadas o personas con hipertensión no controlada y en casos de procesos inflamatorios intestinales en estado agudo (colon irritable, hernias de hiato, etc).

Para aprender y practicar el método correctamente, evitar lesiones y conseguir todos sus beneficios, es necesario realizar los ejercicios de un modo adecuado y guiados por un profesional que domine la materia

PREPARACIÓN FÍSICA AL PARTO

El embarazo es una etapa muy bonita en la vida de una mujer, pero algo complicada a la vez. Durante nueve meses, las futuras mamás experimentan grandes cambios tanto físicamente como de forma emocional.

El embarazo lleva incorporado un sentimiento de responsabilidad, de querer hacerlo todo correctamente para el crecimiento y desarrollo del bebé. Por ello, es muy frecuente preguntarse si empezar o continuar un programa de ejercicios que resulte beneficioso para la salud de la madre y del hijo.

El ejercicio puede corregir problemas comúnmente asociados al embarazo, como son: Excesivo aumento de peso, hinchazón en manos y pies, calambres musculares, varices, insomnio, fatiga y estreñimiento; además de poder mejorar la postura, la circulación, reducir el dolor de espalda y mejorar el estado de ánimo.

La preparación física al parto; generalmente se recomienda comenzarla durante el segundo trimestre ya que suele ser cuando comienza a crecer el abdomen y las articulaciones están más flexibles. También en este momento, la mujer empieza a tomar conciencia de su verdadero estado y ve más próximo el momento del parto.

Las mujeres que realizan ejercicios durante el embarazo, suelen disfrutar de partos más cortos, con menos intervenciones y una recuperación mejor y más rápida.

El ejercicio aeróbico moderado, junto con clases de ejercicios específicos para la tonificación, corrección postural y estabilización general, son la combinación perfecta para conseguir un embarazo saludable, afrontar con fuerzas el momento del parto y recuperarse de este de manera rápida y eficaz.
Tres Cantos:
Clínica Ginecológica Dr. Callejo
Sector Islas 37, 28760 (Madrid)
T. 918 04 60 27

Madrid:
Clínica Ginecológica Dr. Perales
C/ Duque de Sevilla, 16, 28002
T. 917 45 04 37
639 289 227

valientelena@hotmail.com